Respondiendo al tema N° 87 de /t/

Latoso ▶ Fragmentos de escritores latinos N° 87

“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos. La identidad no es una pieza de museo, quietecita en la vitrina, sino la siempre asombrosa síntesis de las contradicciones nuestras de cada día.”
— GALEANO Eduardo. Celebración de las contradicciones / 2. El libro de los abrazos.

Latoso N° 1001

"Querer a las personas como se quiere a un gato, con su carácter y su independencia, sin intentar domarlo, sin intentar cambiarlo, dejarlo que se acerque cuando quiera, siendo feliz con su felicidad."
-Julio Cortázar.

Latoso N° 1005

“Ella no es mía, tampoco soy suyo. Lo nuestro es temporal, somos un préstamo voluntario de momentos inolvidables que quizás podrían durar la vida eterna.”

-Mario Benedetti

Latoso N° 1025

"Hay que aprender que hay personas que te ofrecen las estrellas y otras que te llevan a ellas."

-Mario Benedetti

Latoso N° 1026

En verdad hay sentimientos que es mejor que se queden en lo platónico; y es mejor recordarlos así, irreales, inacabados, porque eso es lo que los hace perfectos.

-Gabriel García Márquez

Latoso N° 1051

"Con el tiempo todo pasa. He visto, con algo de paciencia, a lo inolvidable volverse olvido, y a lo imprescindible sobrar."

-Gabriel García Márquez

Latoso N° 1079

Cada día veo más claramente las diferencias dolorosas que hay entre usted —luna, jazmines, rosas— y yo, una cuchilla repleta de sombra, abierta en una tierra agria. Porque mi dulzura, cuando la tengo, no es natural, es una cosa de fatiga, de exceso de dolor, o bien, es un poco de agua clara que a costa de flagelarme me he reunido en el hueco de la mano, para dar de beber a alguien, cuyos labios resecos me llenaron de ternura y de pena.

_Gabriela Mistral

Latoso N° 1083

La finalidad de la vida no es prosperar sino transformarse. Cuando uno se lanza a lo desconocido se salva.

-de "Leonora", por Elena Poniatowska (sobre la pintora surrealista Leonora Carrington)

Latoso N° 1092

Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos.
Me tienden la copa y yo debo ser la cicuta.
Me engañan y yo debo ser la mentira.
Me incendian y yo debo ser el infierno.
Debo alabar y agradecer cada instante del tiempo.
Mi alimento es todas las cosas.
El peso preciso del universo, la humillación, el júbilo.
Debo justificar lo que me hiere.
Soy el poeta.


-BORGES, Jorge Luis.

Latoso N° 1104

En la estación final todas las cosas muestran su virtud de cambiar, no de permanecer. Todo se viene abajo y se despide. Nos dice el mundo: —Ya no eres de aquí. No te reconocemos como nuestro. Lo que creíste tuyo era sólo un préstamo. Ahora mismo tienes qué devolverlo—.

- José Emilio Pacheco

Latoso N° 1182

Me moriré en París con aguacero, 

un día del cual tengo ya el recuerdo. 

Me moriré en París ?y no me corro? 

tal vez un jueves, como es hoy, de otoño. 

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso 

estos versos, los húmeros me he puesto 

a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto, 

con todo mi camino, a verme solo. 

César Vallejo ha muerto, le pegaban 

todos sin que él les haga nada; 

le daban duro con un palo y duro 

también con una soga; son testigos 

los días jueves y los huesos húmeros, 

la soledad, la lluvia, los caminos…

(César Vallejo)

Latoso N° 1183

una mirada desde la alcantarilla

puede ser una visión del mundo

la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos
.

— Alejandra Pizarnik

Latoso N° 1185

"…La memoria es tramposa, selectiva, parcial. Sus vacíos, por lo general deliberados, los rellena la imaginación: no hay historias sin elementos añadidos. Estos no son jamás gratuitos, causales, se hallan gobernados por esa extraña fuerza que no es la lógica de la razón sino la oscura sinrazón."

— Vargas Llosa

Latoso N° 1315

Un hombre se confunde, gradualmente, con la forma de su destino; un hombre es, a la larga, sus circunstancias. Más que un descifrador o un vengador, más que un sacerdote del dios, yo era un encarcelado. Del incansable laberinto de sueños yo regresé como a mi casa a la dura prisión. Bendije su humedad, bendije su tigre, bendije el agujero de luz, bendije mi viejo cuerpo doliente, bendije la tiniebla y la piedra.


-BORGES, Jorge Luis.

Latoso N° 1318

“Dunraven, versado en obras policiales, pensó que la solución del misterio siempre es inferior al misterio. El misterio participa de lo sobrenatural y aun de lo divino; la solución, del juego de manos.”

— BORGES, Jorge Luis, El Aleph

Latoso N° 1321

No había manera de hacerte comprender que así no llegarías nunca a nada, que había cosas que eran demasiado tarde y otras que eran demasiado pronto, y estabas siempre tan al borde de la desesperación en el centro mismo de la alegría y del desenfado, había tanta niebla en tu corazón desconcertado.

Julio, No había manera de hacerte comprender que así no llegarías nunca a nada, que había cosas que eran demasiado tarde y otras que eran demasiado pronto, y estabas siempre tan al borde de la desesperación en el centro mismo de la alegría y del desenfado, había tanta niebla en tu corazón desconcertado.

Julio, No había manera de hacerte comprender que así no llegarías nunca a nada, que había cosas que eran demasiado tarde y otras que eran demasiado pronto, y estabas siempre tan al borde de la desesperación en el centro mismo de la alegría y del desenfado, había tanta niebla en tu corazón desconcertado.


CORTÁZAR, Julio, Rayuela

Latoso N° 1324

Una de las más apasionantes facetas de la vida poética (no de la vida socio-literaria, que detesto) son los encuentros, sobre todo los no buscados. La experiencia humana es tan rica y trae tantas sorpresas. Como en el amor, los encuentros no buscados son siempre los más frescos.

-Roberto Juarroz.

Latoso N° 1455

“Nunca digas que amas a alguien si nunca has visto su ira, sus malos hábitos, sus creencias absurdas y sus contradicciones. Todos pueden amar una puesta de sol y la alegría, solo algunos son capaces de amar el caos y la decadencia”

— Mario Vargas Llosa.